Skip to main content

El retraso en el diagnóstico del trastorno bipolar

Error médico trastorno bipolar

Entre 6 y 10 años de retraso en el diagnóstico del trastorno bipolar

A pesar de que el trastorno bipolar es una enfermedad bastante frecuente, afectando a más del 1% de la población, su diagnóstico suele retrasarse durante años. Se estima que pueden pasar entre 6 y 10 años desde que la persona pide ayuda a un médico hasta que es finalmente diagnosticada de esta enfermedad. Los enfermos con trastorno bipolar tienen una media de 3-4 diagnósticos erróneos previos. Durante estos años no reciben un tratamiento adecuado, por lo que no sólo no mejoran la enfermedad sino que en muchas ocasiones empeoran debido al uso de medicaciones incorrectas.

La depresión es la enfermedad con la que más a menudo se confunde el trastorno bipolar.  Si esto ocurre,  al tratarlo erróneamente con antidepresivos, se suele producir una aparente  mejoría inicial que es seguida de una mala evolución crónica y un aumento progresivo de la inestabilidad. El trastorno bipolar se hace cada vez más grave y resistente al tratamiento.

Cuando nos enfrentamos a una supuesta depresión siempre hay que tener en cuenta que el inicio de los síntomas antes de los 30 años, la mala evolución con antidepresivos y la historia familiar de síntomas afectivos apuntan a un posible trastorno bipolar, por lo que habrá que ser muy cuidadosos.

Otro error frecuente es el diagnóstico de una esquizofrenia. Suele ocurrir especialmente en pacientes jóvenes, en los que es más frecuente la aparición de síntomas psicóticos.  Hay que tener en cuenta que  el 40% de los pacientes con trastorno bipolar tienen síntomas psicóticos en algún momento de su vida, pero esto no implica tener una esquizofrenia.  Aunque puntualmente los síntomas pueden ser similares, por suerte el pronóstico del trastorno bipolar es muchísimo mejor y su tratamiento diferente y en general más efectivo.

¿Por qué es tan difícil su diagnóstico?

Se cree que la causa de estos problemas diagnósticos está en la dificultad para darse cuenta de la existencia de los síntomas hipomaníacos, tanto por parte del paciente o la familia como del médico. A esto contribuye la falta de un seguimiento médico correcto en las depresiones o los múltiples cambios de psiquiatra que dificultan conocer el curso completo de la enfermedad. La actual falta de medios en las redes de salud mental facilita que los errores diagnósticos hayan alcanzado la envergadura actual.

Habría que mejorar la frecuencia y la duración de las consultas de seguimiento y disminuir la rotación de profesionales pero también mejorar la formación sobre esta enfermedad, tanto en la sociedad, como en los profesionales sanitarios.

 

 

 

Para saber más:

Fritz, K., Russell, A. M. T., Allwang, C., Kuiper, S., Lampe, L., & Malhi, G. S. (2017). Is a delay in the diagnosis of bipolar disorder inevitable? Bipolar Disorders, 48, 449–5.